Lo último de la tecnología aplicada al Real Estate

Es muy común que cuando un interesado solicita información de un inmueble deje su mail de contacto. Las inmobiliarias usan el correo electrónico de forma constante para sus propuestas o para responder consultas, pero las estadísticas indican que no siempre los mensajes por ésta vía lleguen a destino de manera correcta, o sea a la bandeja de entrada.

Puede que  tus clientes estén recibiendo tus mails como Spam. En muchos casos, los correos electrónicos se alojan directamente en la carpeta “no deseados” de nuestros destinatarios, sin saber el porqué.

La respuesta es que pasan por filtros que ponen las operadoras (Gmail, Hotmail, Yahoo, etc.) para controlar su contenido y determinar si es sospechoso.

En el análisis se tienen en cuenta varios elementos del correo, pero el criterio con el que se revisan varía según el servidor. No hay una manera exacta de configurarlo para que vaya directo a la bandeja de entrada. Sin embargo, las siguientes pautas te ayudarán a demostrar que tu contenido es certero:

Autentificá tu remitente para una mejor clasificación de tus mensajes. Utilizá siempre la misma cuenta para hacer envíos masivos.  Si por alguna razón necesitás que el usuario te responda a otro correo, indicá el parámetro reply-to.

Evitá que la IP de tu empresa caiga en una lista negra. Una de las maneras es eliminando los mails inválidos o duplicados de tu base de datos. Para eso, debes pedirle al usuario que al suscribirse confirme su correo.  Revisá si estás en una blacklist ingresando tu IP en MXToolBox.

Contratá un servidor de Email Marketing con buena reputación y utilizá un dominio certificado. Tu IP se convierte en fiable si los clientes contestan tus correos o si hacen click en “no marcar como Spam”.

No envíes campañas a grandes bases de datos en poco tiempo. Tilda la opción “Precedence: bulk“, para indicar que es masivo.

Permitile al usuario eliminar su suscripción cuando ya no desee recibir tu información. Y borrá las direcciones de correo que reboten para  que queden sólo las fieles.

Verificá la redacción. Escribe claro y conciso, sin repetir palabras. No te sobrepases con el uso de negrita, colores, subrayados o signos de exclamación e interrogación. Se debe prestar atención a la relación entre el texto y la imagen.

No agregues adjuntos en el mail. Insertá un call to action que invite a los usuarios a descargar el contenido, por ejemplo la ficha de un inmueble, sólo si es de su agrado.
Servicios como Mail Tester y IsNotSpam  controlan el contenido que querés mandarle a tus clientes y te avisan si puede o no ser considerado Spam. Seguir estos consejos te ayudará a crear una imagen más fidedigna de tu inmobiliaria y mejorar la comunicación con tu público.

Fuentes: Getresponse  y EmBlueMail

3 0

Dejanos tu comentario

Tu e-mail no será publicado

  
Loading...