Lo último de la tecnología aplicada al Real Estate

¿Es posible imaginar estar conectados y a su vez no tener la necesidad de cargar con computadoras portátiles o celulares?. ¿Será posible que la tecnología nos permita tocar lo que no existe?

La ciencia se reinventa día a día y así como la realidad virtual revolucionó el mercado, la Tecnología Háptica también promete hacerlo. Quizás, en un par de años, estemos ante la posibilidad de sentir sin necesidad de ver. Y ésa será la evolución de los sentidos.

Desde hace tiempo, los laboratorios buscan la manera de engañar las percepciones humanas para introducirnos de lleno en un mundo virtual. La realidad aumentada fue un avance importante porque logró confundir a la vista y el oído. Pero eso no alcanza y ahora se confía en que la tecnología háptica pueda cubrir casi por completo el sentido del tacto.
“Háptica se refiere al aspecto sensorial que viene de la médula espinal. Incluye la sensación del tacto y la interocepción. Es un sistema sensorial vasto procesado por un área extensa del cerebro”, definió el filósofo en Informática Jaron Lanier a la BBC. La tecnología háptica está presente cuando vibra un celular con una notificación o el joystick de un videojuego al “disparar”. Pero esto quedó vago y ahora se prueba dar sensación de peso, volumen y texturas a través de la variación de la resistencia de vibraciones. La idea de los científicos es que, por ejemplo, puedas sentir y presionar los botones de un control remoto sin que este exista; u operar a una persona sin tener que intervenirla quirúrgicamente.

Generar la sensación adecuada en el momento justo es realmente complicado. “Al intentar replicar la realidad lo interesante precisamente es que descubres que es imposible. Uno podría pensar que si supiéramos todo lo que tenemos que saber sobre la manera en la que percibimos la realidad a través de nuestros sentidos y lo replicáramos con tecnología, el mundo virtual podría ser tan real como el real”, explicó Lanier. Y remarcó que no puede ser posible porque la forma en la que percibimos el mundo no se limita sólo a los sentidos.

Las grandes marcas han probado acercarse a esta tecnología.

  • En 1989 Nintendo lanzó el Power Glove, un guante controlador del NES. Pero falló.
  • En 2015, la empresa española Neurodigital Technologies lo reinventó y sacó al mercado el guante Glove One, que te permite interactuar en un entorno de realidad virtual con tu propia mano, dando así la posibilidad de encuentros afectivos virtuales.
  • La Universidad Pompeu Fabra de Barcelona está estudiando el desarrollo de The Machine to be Another, un proyecto en colaboración con Instituto Tecnológico de Massachusetts que te hace sentir que estás en el cuerpo de otro.

“El cerebro es una criatura fluida y plástica que crece y aprende, por eso creo que a medida que tengamos más y mejores experiencias de realidad virtual o ilusiones hápticas, iremos aprendiendo a percibir las realidades cada vez con más precisión”, finalizó Lanier.

 

2 0

Dejanos tu comentario

Tu e-mail no será publicado

  
Loading...